El invierno y la Navidad ya van llegando. Se acercan unos días llenos de magia, amor, familia, regalos y de muy pocas bodas. En esta época del año es poco común celebrar una boda pero es cierto que son únicas y especiales. Así que hoy, vamos a ver un poco de inspiración para las bodas de invierno. 

 

  • Decoración

En la decoración de las bodas de invierno hay mucho juego. Además de la decoración que se podría utilizar en las bodas de cualquier época del año se le añade la opción de decorarla según el día en que se celebre. Es decir, si la boda es el día de Navidad, la decoración puede ser en tonos rojos y verdes, con un gran árbol de Navidad, muchas flores de pascua y acebo. Si se celebra durante la noche de fin de año se puede hacer una gran fiesta en tonos dorados y con mucho brilli-brilli. En este caso, no pueden faltar las uvas, el cotillón ni los fuegos artificiales para dar la bienvenida al nuevo año de la mejor manera posible. Finalmente, si la boda es cualquier otro día de invierno, los tonos blancos y grises darán un toque muy invernal. 

Y sea el día que sea, ¡las velas no pueden faltar!

 

 

  • Invitaciones

Para las invitaciones, como siempre, hay infinidad de opciones. Si la boda es en Navidad podéis hacer una invitación muy navideña en tonos rojos. Si es en fin de año podéis ponerle un poco de brilli-brilli. Si es en cualquier otra fecha, una poquito de nieve falsa, también puede quedar muy bien.

 

 

  • Vestidos

El invierno es la época ideal para lucir vestidos de manga larga con bonitas capas. ¿Qué os parecen estos?

 

 

  • Ramos

Los ramos más invernales son los que tienen mucho blanco, pues dan un toque de frío y nieve. Si la boda es en Navidad también pueden quedar muy bien los ramos en tonos rojos y con flores típicas navideñas. 

 

 

  • Detalles

En las bodas de invierno, ¡no pueden faltar las mantas para los invitados! Seguramente, la boda se celebrará en el interior y con calefacción pero es un detalle muy útil y acogedor. Se puede poner una manta en cada silla o bien en un rincón para que cada invitado la coja si quiere. Sea como sea seguro que todos se la llevan de recuerdo. Y si llueve, ¡los paraguas personalizados tampoco pueden faltar!

Otra idea muy original es el libro de firmas. En lugar de hacer el tradicional, se puede colocar un árbol de Navidad y será en las bolas del árbol donde los invitados escribirán sus deseos para los novios. 

Y para terminar, no pueden faltar las bebidas calientes. Una taza de té o un buen chocolate caliente son imprescindibles para combatir con el frío.

 

 

Y dicho todo esto, ¿os animáis a casaros en invierno?

Deja un comentario