¡Bienvenidos un jueves más al blog! Esta semana vamos a hablar sobre el ramo de la novia. 

El ramo es una parte esencial de la novia. Lo llevará durante la gran parte de la boda y recibirá muchas miradas en el camino hacia el altar y la ceremonia.

Aquí en Catalunya, la tradición dice que quien entrega el ramo a la novia es el padrino y lo hace junto con un verso que ha escrito para ella. ¿Puede ser más bonito?

El novio normalmente lleva el prendido a conjunto. Por ejemplo, si el ramo lleva rosas, el prendido también. 

Las damas de honor también pueden llevar un pequeño ramo que vaya a conjunto con el de la novia.

Finalmente, hay tres opciones a la hora de entregar el ramo. La primera es lanzarlo a todas las mujeres solteras de la boda y la que lo coja será la siguiente en casarse. La segunda es regalarlo a alguien especial. Y la tercera es hacer varias réplicas del ramo y regalarlas a más de una persona. 

Dicho todo esto, vamos a ver diferentes opciones para escoger el ramo de novia ideal.

 

  • Según el estilo del vestido y la boda

Una opción sería escoger el ramo en función del estilo del vestido y la boda. El ramo es un complemento más del look de la novia, así que tiene que seguir la misma línea que los demás complementos. 

Si el vestido va a ser muy clásico, lo ideal es que el ramo también lo sea. Si por el contrario, la boda va a ser de estilo rústico y la novia lleva un vestido natural y sencillo, el ramo también debería serlo.

 

 

  • Según el significado de las flores

Como ya sabéis cada flor tiene un significado distinto. Así que otra opción seria escoger el ramo en función del significado de las flores, así nuestro ramo transmitirá un mensaje. 

Por ejemplo, las rosas significan amor y pasión, los tulipanes amor perfecto y las peonías amor, felicidad y belleza.

 

 

  • Según el color

También podemos escoger nuestro ramo basándonos en el color de las flores. Tonos blancos, rosas, azules, verdes, etc. ¡Hay muchísimas opciones!

 

 

  • Según la estación del año

Finalmente, otra opción es escogerlo según la época del año en que se celebre la boda. En otoño, quedan muy bien los ramos en tonos marrones, granates y verdes. En invierno, los ramos blancos dan un toque de frío. En primavera y verano, los ramos con colores son ideales.

 

 

A la hora de escoger el ramo es muy importante que os dejéis aconsejar por vuestra florista. Decidle cual es vuestra idea y enseñarle vuestro vestido para que se haga una idea del estilo. 

A parte de esto, ella os dirá cuales son las flores de temporada y os recomendará cuales son las mejores para que el ramo dure toda la boda. 

Y como siempre os digo, ¡lo más importante es que escogéis lo que realmente os guste!

Deja un comentario